De la mano de nuestro tester Diego Santamaría este test y review del arnés profesional doble para cámaras réflex MSP-01. Un arnés con el que podrás sujetar un par de cámaras réflex de forma segura y cómoda.

Test y review del arnés profesional para cámaras MSP-01 por Diego Santamaría:

ARNÉS MSP 01:

Este arnés hecho de nylon muy resistente permite colocar hasta dos cámaras DSLR o similares con acceso rápido. Una se coloca en una cartuchera frontal y la otra cámara se puede colocar en otra cartuchera lateral, incluida.

Ambas cartucheras para cámaras son de acceso rápido. Una vez instalada la zapata en la cámara basta con deslizarla sobre el anclaje de la cartuchera y girar para que quede bloqueada.

Asi mismo y para mayor protección anticaidas involuntarias de la cámara se incluyen dos cintas de nylon (una para cada cámara) con anclaje al arnés.

La función principal del arnés profesional para cámaras es permitir liberar el cuello y la espalda de la carga de la cámara . Colocandola a la altura de la cadera, lista para ser utilizada en cuanto la situación lo requiera, esto permite que alcanzemos la cámara de una forma más manejable y rápida pudiendo conseguir una instantanea deseada.

El arnés profesional para cámaras esta hecho en forma de chaleco con ventilación trasera. Muy ligero y resistente con gran ventilación.

Contenido de la caja:

  • Arnés profesional para cámaras.
  • 2x cartucheras laterales.
  • 2x correas anticaidas de seguridad.
  • 2x zapatas adaptadoras.
  • 1x llave de cierre.
  • Bolsa de malla para transporte.

Dimensiones de las cartucheras del arnés profesional para cámaras:

  • Frontal : 23 Al x 21 An (más longitud del cinturón ajustable mediante velcro x 1 cm grosor (Plástico ABS).
  • Lateral: 23 Al x 17 An.

Peso, incluyendo las dos cartucheras: 468 gramos.

Prueba de campo con una cámara:

La primera impresión que nos hemos llevado al ponernos el arnés Msp01 es que es cómodo, apenas se siente llevarlo encima. Incluso encima de una ropa amplia, no molesta para nada. Tiene multitud de correas y cintas para ajustar correctamente a cada fotógrafo.

Hemos probado la cámara con una Canon 5D Mark II con grip y el objetivo 70-200 y una Canon 7D con el 24-70. Una combinación que podría darse en una situación habitual al usar dos cámaras.

A la hora de colocar las zapatas adaptadoras a cada cámara, comprobamos que lo más util es ponerlas en sentido contrario al objetivo. Es decir, que para meter la cámara en la ranura haya que hacerlo girada.

De esa manera, al llegar al final de la ranura, la cámara ya se pone con el objetivo mirando hacia el suelo, pero no puede subir hacia arriba si no es girada. De esa manera se gana algo de sujección.

Probando el arnés Msp01 con una sóla cámara y el 70-200, resulta cómodo. Andar con la cámara es cómodo, permite moverse con facilidad, incluso sin usar la cinta que se puede usar para sujetar el objetivo y que no baile. En caso de que tengamos que movernos con rapidez hasta donde realizar la foto, es recomendable usar la cinta.

Si optamos por correr, en nuestro caso hacemos mucha foto deportiva que puede requerir de algunas carreras, la cámara baila un poco por falta de sujección en la parte trasera del arnés. Si pudiéramos enganchar la parte trasera a un cinto o similar, permitiría muchísima más estabilidad y se movería mucho menos.

Aún así, tras varias horas con la cámara, grip y un teleobjetivo, la sensación era de comodidad.

Para mayor seguridad hay 2 correas anticaidas. La sensación puede parecer de fragilidad, al tener plástico y no parecer correas muy resistentes. Se ha probado a tirar de ellas, dejando la cámara caer simulando que se nos caería la cámara y parece que tienen la fuerza suficiente para aguantar. Es recomensable enganchar las correas anticaida al utilizar cualquier cámara, ya que al principio la falta de práctica puede provocar algun resbalón con la cámara.

Si cambiamos el teleobjetivo por uno más pequeño, la estabilidad de todo el conjunto cambia y todo se mueve mucho menos. El peso obviamente se nota y la cinta que cruza para sujetar el objetivo se hace más efectiva. Al andar más rápido o correr el conjunto se mueve menos y se hace más cómodo.

En cuanto a la facilidad para sacar con rapidez la cámara, es un poco variable. Si el objetivo pesa mucho, se hace necesario utilizar otra mano para tirar del arnés hacia el suelo para hacer la fuerza contraria de sacar la cámara. Otra manera sería tener algo más de peso en la parte trasera y que nos permitiera sacar la cámara con facilidad. Con un poco de práctica el movimiento se hace casi automático y se gana en rapidez, pero las primeras veces es algo más complicado.

Resumiendo, con una cámara, para moverse y andar, la cámara es muy cómoda. Si hay que hacer movimientos con más rapidez, una mano sería necesaria para que baile mucho. Y para sacar la cámara con rapidez, será necesario sujetar el arnés.

Prueba de campo con dos cámaras:

Al colocar la cartuchera para sujetar la segunda cámara, unida por velcros, la unión parece bastante segura. Lo primero que hacemos es enganchar la cámara a la correa de seguridad, pero comprobamos que la cartuchera en todo momento está bien sujeta. Al tener las dos cámaras encima, las manos disponibles y sin que se muevan, sigue transmitiendo comodidad.

Moverse con las dos cámaras, de manera normal, andando, agacharse o incluso ponerse de rodillas en el suelo, es cómodo y el conjunto no se mueve mucho. En cuanto nos vemos con más rapidez es cuando echamos en falta algún tipo de correa de sujección para la cámara lateral, como si tiene la cámara central. Sobre todo si el objetivo es algo largo o pesado, se nota mucho que oscila y se mueve. En este caso si vamos a tener que pegar alguna carrera, es casi imperativo que echemos una mano al lado para sujetar que no baile mucho. En este caso, lo más recomensable es llevar en el lateral una cámara con un pequeño objetivo o incluso sin grip. De esa manera las oscilaciones se reducirían.

A la hora de coger las cámaras, tenemos el problema que teníamos antes. En este caso como el arnés pesa algo más por tener la cámara lateral, parece que coger la cámara central es algo más sencillo. En cambio, para coger con rapidez la cámara lateral es necesario sujetar de nuevo el arnes para la parte central para poder tirar de la cámara hacia arriba. Sucede igual que en el caso anterior, con la práctica el gesto se convierte en automático y el sistema es bastante rapido. Creo que poder moverse con dos cámaras sin que haya oscilaciones a costa de necesitar un poco de práctica para poder coger la cámara, es un trato más que justo.

De nuevo, aunque nos agachemos o nos pongamos de rodillas, las cámaras no molestan ya que justo se ponen a los lados y siguen siendo cómodas.

Valoración personal:

La relación calidad precio y prestaciones del conjunto creo que es su mayor característica. Poder llevar dos cámaras pesadas, con grip y objetivos, de manera fija y que resulte cómodo tras varias horas trabajo permite que no sean tan duras esas jornadas de trabajo.

Si la fotografía va a ser de estudio, social o de situación más tranquilas, el arnés Msp01 será de gran utilidad. Si se va a usar para fotografía en la que el fotógrafo se ha de mover con mucha agilidad, requerirá de un pequeño tiempo de adaptación para interiorizar cuando y cómo sujetar el arnés para poder tener una gran rapidez de acceso a la cámara.

Se nota que el conjunto puede bailar u oscilar al moverse con rapidez, pero ni punto de comparación con llevarlas con otro tipo de correas cruzadas o arneses en los que las cámaras van sueltas. No hay dolor en el cuello ni espalda ni tampoco rozaduras. Creo que aunque sólo se use para una cámara, el arnés Msp01 debería estar presenta en cualquier fotógrafo que tenga que trabajar varias horas seguidas.

Lo mejor:

  • Comodidad, pesa muy poco y es cómodo.
  • Calidad Precio Prestaciones es su mayor virtud.
  • Posibilidad de llevar 2 cuerpos y dos objetivos estables. Uno con un teleobjetivo largo puede ir bien sujeto en el pecho.
  • Al colocar las zapatas sobre el cuerpo de manera girada, la cámara queda anclada y no puede salir si no se gira la cámara para sacarla. Un gran acierto.

Lo peor:

  • Al tener poco peso en la parte trasera, si se saca la cámara con prisa, puede no salir. Hay que sujetar de la parte delantera para poder sacar la cámara.
  • A pesar de tener una correa que sujeta el objetivo y que no baile, con un teleobjetivo y un grip, se nota que baila algo si nos movemos con rapidez.
  • La cámara lateral no tiene ninguna correa que la sujete algo más y puede bailar un poco.
  • Sensación de inseguridad de la correa de seguridad por la presencia de plástico.

Autor

Comentarios (2)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *