El mercado ofrecía un amplio abanico de flashes para estudio e iluminadores de cuarzo, pero descuidaba completamente accesorios tan básicos como soportes, booms o pinzas.

Así, con la ayuda de un colaborador, Lino Manfrotto creó sus primeros productos, incluyendo un soporte para iluminación poco pesado y resistente. Durante un par de años sólo produjo unas pocas piezas para solucionar los problemas de sus amigos fotógrafos. Más tarde decidió presentarlas a nivel internacional, obteniendo su primer pedido significativo por parte de un distribuidor suizo.

Su garaje se convirtió en su taller. Fue allí donde se fabricaron los primeros booms, varillas telescópicas y otros soportes. Pronto se dio cuenta de que la capacidad de producción era insuficiente para hacer frente a todos los pedidos de sus clientes.

En 2010 Manfrotto se sometió a una evolución de la marca, expandiendo su núcleo de aficionados y profesionales a los nuevos entusiastas fotográficos conocidos como “social recorders” –los consumidores que se acercan a las imágenes a través de cámaras de teléfonos inteligentes o cámaras pequeñas, y para quienes foto y video son una moneda social clave para compartir sus experiencias en las redes sociales. Con la ayuda de una conocida agencia de publicidad la marca cambió su eslogan “Proven professional” a uno más inspirador y exclusivo, el ya famoso “Imagine More” – Manfrotto así empieza su viaje para convertirse en una marca poderosa.

“Manfrotto Imagine More” detalla la misión de servir a la comunidad creativa de imágenes para expresar y explorar su imaginación más plenamente, sea cual sea el nivel de competencia técnica. Esta misión está guiando a la compañía hacia nuevos productos como los dispositivos de luz LED, accesorios para fotografía con iPhone®, nuevas soluciones en grabación de video, nuevas bolsas y soluciones de engranajes que servirán más imágenes tanto a usuarios amateurs como a profesionales por todo el mundo – sea cual sea su nivel de conocimientos, y sea cual sea su misión al tomar la imagen.