Montura Canon EF

La montura Canon EF es la montura de objetivo estándar en la familia de cámaras fotográficas reflex Canon EOS desde su introducción, en 1987.

Las iniciales EF provienen de Electro-Focus (foco electrónico): el autofoco en los objetivos EF es manejado por un motor eléctrico incorporado en el objetivo. Mecánicamente, se trata de una montura de bayoneta, y toda la comunicación entre la cámara y el objetivo se realiza a través de contactos eléctricos, no habiendo palancas mecánicas o pistones.


    La montura EF remplazó a su predecesora, la montura Canon FD. La tecnología de montura de objetivo con autofoco hasta entonces utilizaba un motor en el cuerpo de la cámara para manejar los mecanismos de foco helicoidal.

    La innovación clave de la serie EF consistía en utilizar un motor dentro del propio objetivo para enfocar. Esto permitió objetivos con autofoco que no requieren palancas mecánicas en el mecanismo de montaje, sólo los contactos eléctricos para suministrar energía y las instrucciones para el motor del mismo. Los motores fueron diseñados para cada objetivo particular en el que se encuentran instalados.

    Cuando la montura EF fue introducida en 1987, tuvo el mayor diámetro de montaje (54 mm interior) entre las cámaras SRL de 35 mm.

    La serie EF incluye una selección de más de sesenta objetivos. La serie EF ha abarcado distancias focales desde 8 hasta 1200 mm (y desde 10 mm hasta 250 mm para objetivos EF-S). La montura EF-M se presentó con dos objetivos, uno fijo de 22 mm y un zoom de 18-55 mm. Muchos objetivos EF incluyen características tales como motor ultrasónico (USM), sistema de estabilización de imagen (IS), óptica difractiva (DO) y, en particular para los objetivos de la serie L, fluorita y elementos de lentes asféricas.

    Su gran diámetro y su relativamente corta distancia focal de brida de 44.0 mm permiten a la montura EF trabajar con adaptadores.2​ Es posible montar objetivos que utilizan la montura Nikon F, Olympus OM, Leica R, Pentax K, Rollei QBM y la universal M42 (entre otras) utilizando adaptadores mecánicos.

    Los objetivos de la antigua montura Canon FD no pueden utilizarse para fotografía general en una cámara con montura EF, a menos que se utilice un adaptador que incluya elementos ópticos, puesto que los mismos fueron diseñados con una distancia focal de brida de tan solo 42.0 mm. El enfoque al infinito se perdería con un adaptador que carece de elementos ópticos. Los adaptadores FD-EOS son raros y solo son utilizables con ciertos teleobjetivos. Con una conexión manual, los controles de apertura y enfoque no podrían ser leídos y manejados desde la cámara; el objetivo debe ser enfocado de forma manual.