Consejos para elegir una buena tarjeta SD o CF.

Con el paso de los años, los sistemas de almacenamiento para las cámaras digitales han ido evolucionando, tomando diferentes formatos y mejorando sus cualidades. Pero sigue habiendo una pregunta que todo fotógrafo se hace en algún momento: “¿Qué tarjeta de memoria debería escoger para mi cámara?”.

Podría parecer que todos los soportes de memoria hacen lo mismo, pero realmente aquí existe una gran diferencia entre una tarjeta SD o CF con más coste y una con menos, más allá de su capacidad de almacenamiento.

Tarjetas de memoria SD y CF

Tarjetas de memoria SD, CF y otras:

Aunque actualmente en el mercado existen multitud de formatos de almacenamiento, hay dos que destacan sobre el resto. Estos son las tarjetas SD (Secure Digital) y tarjetas CF (Compact Flash). El primer formato es utilizado tanto en cámaras compactas como en cámaras réflex mientras que las tarjetas CF han sido siempre un formato para cámaras Réflex desde las gamas bajas a las más profesionales.

Mientras que las tarjetas CF se presentan en un formato más robusto, las SD resultan ser unas tarjetas mucho más pequeñas y manejables. Ambas tarjetas tienen varios modelos con distintas capacidades que abarcan desde los 8GB hasta los 512GB. Pero su principal diferencia reside en la velocidad de transferencia de datos y la vida útil de la tarjeta, siendo las tarjetas CF mucho mejores en este sentido.

Existen otros modelos de tarjeta menos utilizados, como son las versiones mini y micro de las tarjetas SD (que actualmente se utilizan mayoritariamente como memoria extra para telefonía móvil), las Memory Stick (Diseñadas originalmente para el mercado de productos Sony, con una buena velocidad de lectura pero capacidad de almacenamiento no demasiado elevado) y las tarjetas SQD (Creadas con la idea de ser el futuro)

Cómo elegir la tarjeta de memoria SD o CF adecuada para tu cámara.

Aun teniendo en cuenta las diferencias de los diferentes formatos, el principal factor que decidirá el tipo de tarjeta de memoria a utilizar serán las características técnicas de nuestra cámara, ya que de esta dependerá el formato o formatos a utilizar. De estas las más importantes son el tipo de tarjeta que admita (según las ranuras que tenga) y la velocidad de la propia cámara.

Otro factor a tener en cuenta es el uso que demos a la cámara, ya que no es lo mismo la fotografía deportiva, la paisajística o la grabación de videos en HD. Dependiendo de este uso, tendremos que decidir cuál es realmente el tipo de tarjeta de memoria que nos conviene. Esto es de vital importancia sobre todo a la hora de realizar grabación de videos HD en alta resolución y ráfagas de fotografías donde como mínimo requerimos una tarjeta con una transferencia de 40 MB/s, siendo aconsejable 60 o más. Mientras que para una fotografía paisajística o más pausada una tarjeta de una velocidad algo inferior puede funcionarnos bien. Esta característica, junto a la capacidad de almacenamiento se muestran siempre bien visibles en el frontal de las tarjetas SD y CF.

Existen diferentes formas de indicar el factor velocidad de las tarjetas. La más estandarizada es indicar los MB/segundo, pero también podemos encontrarnos un multiplicador X, que toma como referencia la velocidad de grabación de los primeros CDs y en la que por lo tanto, una velocidad de 300x equivaldría a 45MB/s, de 400x a 60MB/s, 600x a 90Mb/s, 633x a 95 Mb/s, etc.

En las tarjetas SD podemos encontrar las versiones de Clase (Class) 2, Clase 4, Clase 6, Clase 8 y Clase 10 con una minima tasa de transferencia equivalente de 2Mb/s, 4Mb/s, 6Mb/s, 8Mb/s y 10Mb/s siendo estas últimas las que empiezan a reinar en el mercado. Llegando incluso a parar los 525MB/s

Tarjetas de memoria CF udma 7

Como último paso, hay que asegurarse de que la velocidad de captura de la cámara no sea inferior a la de la tarjeta que tenemos en mente comprar. No queremos invertir más dinero del necesario en una tarjeta con una gran velocidad de transmisión de datos si esta va a ser desaprovechada por la cámara.

Los formatos de tarjetas SD que en su momento llegaban a los 16GB se estan sustituyendo por las llamadas SDHC (Secure Digital High Capacity) y las nuevas SDXC (Secure Digital Extended Capacity) con velocidades de transmisión de datos aún superior y hasta 2 TB de almacenamiento.

En lo que respecta a las tarjetas CF las capacidades de almacenamiento pueden ir desde los 8GB hasta los 512GB. Con velocidades de lectura de datos siempre superior que la escritura. Utilizando el protocolo UDMA (Ultra Direct Mode Access) con capacidad de transferencia de hasta 167MB/s, bien con la versión 6 o el más actual UDMA 7 que ofrece una transferencia de datos de 120 MB/s es suficiente para que utilizando una cámara Canon 1DX II no se quede pillado el buffer y podamos seguir disparando en ráfaga, si es necesario.

Otras cámaras como las versiones más antiguas de Canon como las EOS 7D, EOS 50D, EOS 1D Mark IV y la 5D Mark II pueden utilizar el UDMA 7 con una actualización del Canon firmware.

Para otras marcas de cámaras recomendamos dirigirse a la página web del fabricante y buscar en la sección de firmware udpate o actualización de firmware para saber si la cámara que tenemos permite utilizar, y es compatible con las versiones de tarjetas de memoria de gran capacidad y velocidad de transferencia de datos.

Consejos para evitar tarjetas SD o CF corruptas:

Como todos los sistemas de almacenamiento, las tarjetas también tienen una vida útil y un porcentaje de errores. No es muy común, pero en ciertas ocasiones, los datos de las tarjetas pueden llegar a dañarse y ser ilegibles, creando lo que llamamos una tarjeta de memoria corrupta . Estos problemas pueden llegar a evitarse en gran medida teniendo en cuenta unas cuantas recomendaciones.

En primer lugar, evita eliminar las fotos desde la cámara. Lo más recomendable es hacer una copia (o varias) de toda la tarjeta al pc y directamente al disco duro, sin pasar por programas de edición intermedios, y preferiblemente utilizando el cable de la cámara en vez de conectando directamente la tarjeta a un puerto de lectura. Esto sólo incrementaría las probabilidades de que se corrompan archivos y falle la lectura de los mismos.

Si tu cámara tiene dos ranuras, es posible que permita realizar la captura simultánea de las fotos en ambas tarjetas. Esta es una buena manera de tener una copia de seguridad de todos esos momentos irrepetibles o importantes de los que no quieres perder ni una foto.

La capacidad de las tarjetas puede jugar en nuestra contra. Muchas veces parece mejor tener una sola tarjeta de gran capacidad en vez de dos más pequeñas, pero es mucho más fiable tener dos y así reducir las posibilidades de perder un mayor de imágenes, videos, etc, ya que estarán divididos, evitando cualquier posible daño por corrupción de datos que pueda surgir cuando menos lo pensemos.

Por último, es importante comprar marcas de calidad y con una larga trayectoria en el mercado, como pueden ser SanDisk o Lexar y no dudar a la hora de jubilar una tarjeta cuando comience a dar fallos, ya que no suelen tener arreglo y puede resultar difícil o imposible recuperar los archivos una vez dañados.

En definitiva, la compra de una tarjeta de memoria adecuada y su buen uso pueden significar mucho más para nuestra cámara de lo que podamos llegar a pensar y la diferencia entre una tarjeta de gran velocidad y una de baja velocidad es realmente notoria a la hora de hacer una grabación o una ráfaga de fotografías. Así que si queremos un resultado profesional, es inevitable invertir también en un soporte de memoria profesional que nos de seguridad para almacenar esos momentos inolvidables y irrepetibles.

Lleva tus tarjetas de memoria SD o CF protegidas contra los golpes y otras inclemencias del tiempo con un estuche rigido para tarjetas de memoria.

Protector de tarjetas de memoria SD y CF

Precios de Tarjetas SDHC Clase 10

Ver precios en Amazon de las tarjetas Lexar con ofertas

 

Precios de Tarjetas CF 160MB/s y 1066x

Tarjeta Lexar CF de 32GB 1066x
Ver precio en Amazon

Más capacidad de Lexar 64GB CF Card 1066x Pro UDMA7

Si necesitas más velocidad de transferencia aún. Tienes las versiones Lexar CFAST de hasta 525MB/s y 3500x como la tarjeta de memoria Lexar CFAST de 64GB

 

La opción Lexar CFAST de 128GB

Tarjetas AngelBird con protección y máxima calidad y rendimiento

Mayor capacidad de hasta 256GB Lexar CFAST

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *